La importancia de la gestión en las pymes

El mundo de las empresas familiares es complejo por las propias características que definen a estas compañías. Por un lado, se conforman por un jefe que seguramente sea el líder de la familia, y su estructura se base en un círculo muy cerrado. Sin embargo, no todas las pymes familiares fracasan por la incapacidad de sostener un producto, sino que muchas lo hacen por la incapacidad de una correcta gestión.

La palabra clave es “pautas claras”, es decir, debe existir un claro límite entre lo que es una empresa y lo que es la familia. Allí radica la clave de una buena gestión, pues no lograr diferenciar ambos status es un claro camino al fracaso empresario.

Parte de una buena gestión incluye un líder que mantenga la convivencia dentro de la familia-empresa, escenario de mucha mayor susceptibilidad y propenso a más peleas y enfrentamientos. Al mismo tiempo, roles bien definidos en cada área y una estricta política de Recursos Humanos.

Si en una empresa hay peleas, y en una familia es más común, todo se potencia en una pyme familiar, por ello algunas compañías de este tipo ha decidido contratar a un gerente de Recursos Humanos, de trayectoria y experiencia, ajeno totalmente a la familia, para que medie en las situaciones de conflicto.

Grandes decisiones, no sencillas de aceptar pero muy efectivas.

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *