El pánico a la exportación en las pymes

El inicio de todo negocio se limita, sólo en el comienzo, a una ciudad o a una región. Con el tiempo, si evoluciona y crece se expande a demás mercados, pero luego si todo avanza favorablemente, el próximo paso será salir a captar mercados internacionales. Idéntica situación se puede dar en tiempos de crisis, cuando el mercado interno no consume y se debe salir en busca del consumo externo.

Pues entonces, surge el principal interrogante: ¿Es tan difícil exportar?¿Hay que ser una gran compañía?¿Se puede salir del país y lograr incrementar la facturación?

Pues bien, en ningún caso –por lo general- un negocio no puede cruzar las fronteras, salvo se trate de un producto y/o servicio muy local. Caso contrario, todo es posible, por ello es necesario tener en cuenta las primeras recomendaciones:

Analizar vuestro mercado, vuestros productos y su posicionamiento en el mercado interno.
Luego, analizar su potencial en los mercados internacionales.
Investigar si hay competencia, cómo es, qué tan grande es y qué valor agregado se puede adicionar.
Crear un plan de negocios y evaluar los costos, riesgos y posibilidades.
Luego, reunirse con asesores en comercio internacional para definir el plan de acción.

Estos son sólo los primeros pasos a seguir para comenzar a analizar qué posibilidades existen de cruzar la frontera. De hacerlo, os aguarda un gran negocio.

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *