Di si al coworking

Como si de un titular reivindicativo se tratara, comenzamos este artículo. Puede parecer que en un primer momento carece de sentido, pero como todo en esta vida, lo tiene y mucho. ¿Cuántas veces nos hemos planteado ser nuestros propios jefes? Seguro que muchas, pero todos o casi todos coincidiremos en que no hemos dado el paso por miedo a los gastos y dificultades, miedo al fracaso en definitiva.

También puede ser que ya tengamos un negocio, donde nos encontremos con que los gastos nos superan, al menos de momento, y el tener que sobrevivir con esos ingresos y además no arruinarnos es casi imposible. ¿Qué podemos hacer en ambos casos? La respuesta es muy sencilla: el coworking. Aunque es un término muy usado, puede ser que todavía no lo tengas claro, pero para eso estamos aquí.

Beneficios del coworking

coworkingSencillamente, se utiliza cuando dos o más personas comparten un espacio común para trabajar. Si todavía tienes dudas sobre si dar el paso o no, te recomendamos lo siguiente, y es que busques a gente afín a ti. No es cuestión de que seáis amigos del alma, pero lo que sí es cierto, es que es recomendable que exista un buen ambiente, por el bien de todos. Además también están otros beneficios como son el abaratamiento de gastos, puesto que a mayor número de participantes, menos gastos por persona.

No podemos olvidar, que el coworking nos permite crear lazos laborales mayores, puesto que si nos dedicamos a lo mismo podremos buscar un volumen de trabajo mayor, y si nuestras profesiones están relacionadas, los clientes pueden beneficiarse de ello, y por extensión beneficiarnos todos. Es el caso de un decorador y un fotógrafo por ejemplo, o de un redactor freelance y un informático. Existen multitud de posibilidades que compensarán con creces el compartir un espacio de trabajo, solo tenemos que encontrar la nuestra.

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *